Quesillo de café

Mis queridos amigos, una de las cosas que me encanta preparar en mis momentos libres y ocasiones especiales son los   postres, para mí es muy divertido, hoy les  compartiré el paso a paso de la preparación de un quesillo de café “que cosa más buena”, sino lo has probado te invito a que te animes a preparar este exquisito postre.

Ingredientes

  • 8 Cucharadas de azúcar
  • 1 Lata de leche condensada
  • Café
  • 4 Huevos
  • Un chorrito de vainilla
  • 4 Cucharadas de leche en polvo

Preparación:

Para el caramelo

En una quesillera agregar 10 cucharadas de azúcar y 1/4 de agua, colocar a fuego medio y mover constantemente hasta que este a punto de hilo y con un color caramelo,  de esta manera:

Esparcir el caramelo por todo el borde mientras este caliente, es decir, antes de que endurezca.

Para la mezcla:

Colocar  una agua (la misma medida de la lata de la leche condensada)  en una olla pequeña, vertir 3 cucharadas de café para que quedé muy fuerte, recordemos que este es el ingrediente principal, así que debe quedar bastante concentrado. Cuando hierva colar y conservar.

Tomamos la licuadora y colocamos los 4 huevos,  poner a licuar y  vamos agregando una a una las  4 cucharadas de leche, la leche condensada, un chorrito de vainilla y la taza de café que ya tenemos lista, seguir licuando por unos 3 minutos y agregar a la quesillera donde tenemos el caramelo listo.

Luego se coloca a hervir a baño  María.

Para realizar el baño maría colocas un recipiente pequeño (en este caso la quesillera con la mezcla del quesillo) dentro de un recipiente más grande con agua, el recipiente más pequeño debe estar en contacto con el líquido para que se produzca la transmisión de calor, se tapa y se deja hervir por una hora aproximadamente, pasado ese tiempo introducir un palillo si sale limpio entonces nuestro quesillo estará listo.

Dato interesante: Esta técnica “baño maría” se remonta entre el siglo I y II y fue inventada por la famosa Alquimista María la Judía quien invento aparatos bastante complicados  utilizados para la destilación y sublimación de materias químicas. Hoy en día esta técnica  se usa mucho en la cocina para la preparación de sustancias solidas o líquidas, o simplemente para calentar alguna comida lentamente.

 

 

Espero te animes a preparar uno, es muy delicioso, tiene un sabor a los caramelos de café.

Gracias por pasar y visitar

¡Hasta un próximo post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *